Dia de las Almas
Otra fecha de mucha importancia para nuestra cultura es el 2 de Noviembre, lamentablemente en esta fecha nos vemos invadidos de disfraces y costumbres ajenas. Con el firme propósito de cuestionarnos sobre el porqué de la aparición de costumbres foráneas en nuestros hábitos de vida y, lo mas grave todavia, su práctica creciente en toda la comunidad desde corta edad.

Dia de las almas

Fortunato Ramos escribió:

¿Salió Ud el pasado 2 de Noviembre a recoger Ofrendas?, si no lo hizo, espere el año venidero, si está vivo; porque si así no fuere lo esperarán con ofrendas…no soy ningún runaco de mal agúero, sino mas bien, es próposito mio explicarle lo de las palomas, arcos, escaleras y cruces de pan, de harina de pan, lo que para nosotros significa una costumbre abigarrada en el corazón de la Quebrada y Puna de Jujuy.

Dia de las Almas

En un mundo donde el materialismo prima, todavia encontramos en el cerro, gente, que a pesar de su pobreza se permite preparar comidas pa´ las almas, pa`la pachamama, pal` ucaco, pa` las mingas , pa` las señaladas, pa` los tatitos de San Juan, San Ramón y tantos otros, porque nuestra gente vibra por dentro y no regatea ni mezquina lo poco que tiene.

Compruebe , si gusta, venga un 2 de Novienbre y mire esa mesa cubierta de ofrendas de pan, de dulces, de manzanas, de asado, de cebollas, de rosquete, empanadas y variados picantes; venga y coma estos manjares crillos y salga con el pupo lleno, como quien dice por cierto, rece Ud. por las almas a quienes mucho respeto tiene nuestra gente… y sea solemne como nosotros, hable lo justo y lo preciso… porque amigo, allá en el cerro, no hay muuchas palabras, allá ya está todo dicho. Claro un responso a las almas, unas cuantas coronas, verdaderas obras de los artesanos caseros, todo hecho a mano hasta la chicha, y… siéntese amigo y reciba en sus manos esas ofrendas, que son el corazón, la pobreza misma, pero dada así; a manos llenas, poque el runa, su mujer y sus guaguas, son todo para Ud.; por eso cuando lo vea pasar, el lo saludará priomero y de lejos nomás, a veces quitándose el sombrero… y contéstele con mucho respeto que ese hombre sabe todo. Y allá, on sus ofrendas, sus tijtinchas, su chicha, su queso de cabra, realmente está viviendo y con mayúsculas, viviendo su vida, y talvés la pasa mejor que Usted, amigo pueblero…

Dia de las Almas

Extraído del Libro: COSTUMBRE, POEMAS Y REGIONALISMOS, FORTUNATO RAMOS – HUMAHUACA 2000

Antonio Paleari escribió…

El 2 de Noviembre las almas de los muertos visitarán este año y todos los años, las moradas que usaron durante su estancia terrenal.

Ese día los deudos dejarán sus tareas, harán un alto en la fatiga y se prepararán para recibirlas de la mejor manera. Así sabrán las almas que no se las olvida y que se reza por ellas para que tengan la paz buscada, para que vuevan a su infinito vagar, sin tristezas ni rencores con los vivos, satisfechas de ser recordadas, felices por el agasajo, queridas por sus deudos.

“En consecuencia- dice Vázquez Zuleta refiriéndose a la gente de la Puna yu Quebrada- en los hogares se prepara para esa fecha una especie de túmulo, done se pone, figurado en masa de pan, todo lo que el difunto poseía o apreciaba cuando vivía. Tambien se le pone comida, bebida y una escalerita para que el alma baje por allí del cielo, se alimente y vuelva a las doce del día.”

El pueblo inca creía firmemente en la vigencia del alma despues de esta vida y unían a ello, la creencia de la resurrección del cuerpo, si bien determinaban dos lugares distintos de residencia para los justos y los pecadores (obviamente en su concepción particular del pecado), fijando para los buenos el cielo y para los malos el centro de la tierra, donde estaban sometidos a penosos trabajos de índole terrenal durante largos siglos. Los buenos en cambio, pasaban una vida deliciosa con las caracteristicas del ideal soñado en vida, síntesis de la suprema felicidad.

La historia narra que al llegar los españoles, el primer trabajo que se tomaron los clérigos fue combatir y suprimir tanto fetichismo. Lo lograron en parte. Todo el recuerdo, todo el homenaje, todo el tributo que los difuntos merecían, lo concentraron en una fecha del año: el dos de Noviembre.

Ese día, los rituales y ceremonias comunitarias estarían dedicadas a todos los muertos del mundo, a todos los “fieles difuntos” se entiende, que de los infieles, ni vivos, ni muertos se ocupan las religiones para homenajearlos.

El indio acepta la norma y se pliega al nuevo estilo de ofrendar a los que se han ido de este mundo. Vale decir, acepta la fecha, la oportunidad, pero no el ritual. Que cada uno siga con lo suyo; y como no es cuestión de ofrendar ni de peligrar, si hay que rezar se reza, si hay que escuchar misa en el templo, se escucha. Pero el banquete seguirá siendo banquete. Y en el túmulo o armazón de madera vestida de tela fúnebres y adormadas de otras insignias de luto y tristeza, erigidos para la celebración de las honras al difunto, se colocará, en el lugar mas emminente, una réplica de tumba, donde se lo supondrá presente. Y debajo, las chirimoyas, las paltas y la galletas, la chicha y el aguardiente, el pan y los picantes, el asado, los guisos y las figurillas amasadas con harina, que representarán el caballo y las ovejas, el perro mas querido y la guitarra talvés, todo aquello que el muero amó en su vida.

La habitación estará limpia y adornada como nunca. Las flores perfumarán el ambiente y el santo protector tendrá su vela encendidad. Las cortinas lavadas y el piso barrido o brillando. Todo en su lugar, armonosa y primorosamente.

Cuando llegue el alma sabrá que no se la olvida; comerá y beberá la sustancia de los alimentos hasta el hartazgo y partirá sin rencores. Lo que quede será parta celebrar entre amigos amigos y deudos, en la fiesta que durará todo el dia, con bailes y borracheras que serán el tributo mas cálido y sincero al que se fue de este mundo. Si algún dia vuelve, como se presume,lo hará agradecido con quienes nunca lo olvidaron.

En algunos pueblos bolivianos, los aborígenes creen que el alma de los muertos regresa ese dia corporizado en la figura de una mosca, y es por ello que nadie osa espantarlas; mucho menos aplastarlas; las moscas son las dueñas y señoras de los banquetes y pueden usar de ellos como les plazca. Al día siguiene volverán a su mísero estado de insecto y entonces si, ¡guay de ellas! si se atreven.

Otros, por su parte, ven a los muertos queridos en la brisa que acaricia, en el perfume de las flores o en el susurro del agua.

Las almas saben como manifestarse; los vivos saben como reconocerlas: para eso no hay escuela; el saber viene como uno, como el apetito, como el tacto o la visión. Como la piel. Sólo hay que prestarles atención a los símbolos y señales del otro mundo, que el otro mundo los muestra y las envía a toda hora, pero muy especialmente en el Ayamarkay- Killa, mejor aún, el dos de Noviembre.  El día de las Almas.

Exraído del Libro: DICCIONARIO MAGICO JUJEÑO – ANTONIO PALEARI- SEGUNDA EDICION 1992

Comentarios

comentarios