El pueblo Casabindeño, vivió una arraigada, ceremonia al honrar a la Virgen de la Asunción y el “Toreo de la vincha”.

A 3.400 m.s.n.m y a más de 200 Km de la capital Jujeña, se encuentra el pueblo de Casabindo, lugar emplazado en el departamento de Rinconada, compuesto por 160 habitantes qué subsisten de la ganadería y agricultura y que cada 15 de agosto, es epicentro de devoción y fe de centenares de visitantes y turistas qué atraidos por la religiosidad y curiosidad del rodeo taurino inundan el poblado durante una extensa jornada festiva.
El tronar de las salvas de bombas, movilizó a los feligreses a la celebración del alba y del rezo de la aurora. Para luego continuar con un desayuno, ofrecido por los residentes, en la capital Jujeña.
Minutos, más tarde se procedió a celebrar el sacramento del bautismo y enlace matrimonial de lugareños qué ponían el brillo a la conmemoración religiosa.
Ya en la plaza Pedro Quipildor, se recibió a las autoridades Nacionales Provinciales y Municipales de la ciudad de Abra Pampa, encabezada por el Profesor Ariel Machaca, quien estuvo, acompañado por el secretario de Turismo de la Nación, Daniel Aguilera, el secretario de turismo de la provincia de Buenos Aires Ignacio Crotto, el Secretario de Turismo de la provincia, Lic. Juan José Martiarena, el Secretario de Cultura, Sr. Gonzalo Morales y funcionarios del municipio Abrapampeño. Mandatarios que encabezaron los actos protocolares, para luego pasar al oficio religioso en la denominada, catedral de la puna.
Finalizada la misa, recorrieron, las pequeñas, calles del pueblo de Casabindo, haciendo un alto en andas de los peregrinos, para sahumar a las numerosas imágenes que llegaron de lugares aledaños. Imágenes que fueron escoltadas por alumnos de la región, mediante la danza de los Samilantes, y mujeres que adoraban con cuartos (media res de cordero), mientras duro la peregrinación.
Entusiasmo que continuaría con la fiesta taurina que este año sumo a 17 valerosos e intrépidos toreros, que pidieron la bendición de la sagrada, imagen, antes de iniciar el espectáculo. Mientras tanto Eusebio Ciares de la Comisión Pro Templo, manifestaba “somos consiente de lo que hacemos y lo que podemos hacer la gente de Casabindo”, también recordó a su descendiente resaltando que “el toreo, es un homenaje a Pantaleón Tabarcachi y a su pedido de libertad para el pueblo de Casabindo”.
Curiosos y expectantes, el público, acompaño: a San Pablo Néstor, Sergio y Ariel Vázquez, José Sajama, Franco German y Diego Vásquez, quienes torearon con valor y fe, al “Negro de la Virgen”, “Negro Chosco”, “el Yaguano de Ismael Vázquez”. Vacunos que demostraron su bravura en la plaza, complicando a los improvisados toreros que lograron sacarle la Vincha con monedas de plata, para luego ofrecerla a la santísima, pidiendo valor para el próximo año.
Culminada la faena, y con la puesta del sol, visitantes dejaban atrás una experiencia única en la puna Jujeña, con la promesa de volver el año siguiente a depositar su fe a la virgen de la asunción.

Comentarios

comentarios