Juiri, es un pequeño vallecito que se encuentra a unos 25 kilómetros al norte de Humahuaca, allí, el sábado se realizó el Encuentro del ovino y de la copla, como una de las primeras festividades populares que posee el Alborozo Humahuaqueño.

La convocatoria, reúne a muchas familias que se trasladan desde la ciudad, como también turistas que la visitan; en el, se reafirman las costumbres y tradiciones, como el canto de la copla, la señalada de los corderos (ovinos), la chicha, y la celebración del Carnaval, a pesar que éste, recién el 2 de marzo será desenterrado.

La agrupación Los corazones alegres de Juiri, organizó la festividad que dio inicio alrededor de las 10 con la chaya del mojón, fue ahí, donde se inició la celebración carnavalera y no se detuvo hasta el anochecer. En un lado el baile popular, en el otro la copleada, y debajo de la sombra de un churqui, la chaya del mojón, pidiendo por un buen año y por el Carnaval que vendrá.

Pasado el medidia todos fueron al salón donde fue el Carnaval a caballo, detrás de el la señalada de corderos y cabritos, y sobre un escenario, la cajeada, erquenchada y contrapunteada que se extendió hasta el atardecer, mientras se convidaba chicha de maní.

La banda musical, no dejó de tocar, por lo que se bailó hasta el cansancio y hasta que el Rey Momo despierte de su largo y profundo sueño. Pero eso, poco importó en Juiri, porque con o sin el, se largó la celebración carnestolenda.
Como parte de la celebración, artesanas de la zona y del Zenta, exhibieron y vendieron sus hermosos tejidos, también ofrecieron hierbas medicinales y hubo para degustar exquisitas comidas típicas de la región, acompañadas con un vaso de vino tinto.

Mucha algarabía, muchas amistades, buenos augurios para el tiempo que vendrá, y felicidad, mucha felicidad porque se acerca el tiempo de cosechas, que se festejará con el Carnaval.

Comentarios

comentarios